Decoración·La vuelta al mundo

Viaje de Novios (parte ||). Turquía.

Nos dirigimos a Turquía y atracamos en Esmirna (Izmir). Se trata de la tercera ciudad más grande del país. Es una urbe dinámica y cosmopolita, con hermosas avenidas flanqueadas por palmeras a lo largo de su esplendida bahía, por la cual aprovechamos para hacer un paseo en un coche de caballos, al finalizar la jornada.

No tiene mucho que ver, así que compramos casi todos los recuerdos que queríamos típicos de Turquía, en el mercado de Kemeralti.

Kemeralti

Además de ojos turcos para toda la familia (dicen que te protegen del mal de ojo) también compramos un frutero de cerámica hecho a mano con decoración típica y dos lamparitas turcas (como no, yo siempre pensando en la decoración).

 

Hasta entonces no teníamos lamparitas de noche en nuestra habitación (me estaba esperando a hacer este viaje para comprarlas). No tenían plateadas (que es lo que va con la decoración de mi casa), todas eran de bronce,  así que las pinté yo cuando volví a casa. Nos costó menos de la mitad de lo que valen en España…

 

Además de estar de compras, también vimos su monumento principal: la Torre del reloj.

reloj18

Mientras dábamos una vuelta por uno de los bazares, dudamos de entrar o no en una mezquita que había abierta (yo llevaba en la mochila calcetines, ya que tienes que descalzarte para poder entrar, y un pañuelo para cubrirme la cabeza en señal de respeto). Un hombre mayor y bien vestido se nos acercó y nos dijo que no había problema, acompañándonos muy amablemente al interior de la mezquita. Esta se encontraba vacía, a excepción de una chica limpiando. Aparte de lo bonita que era, me llamó la atención que en las esquinas había montoncitos con muchos “rosarios” de colores.

Cuando hicimos las fotos que quisimos, no sabíamos qué hacer con el hombre y le ofrecimos una propina. La rechazó y nos dijo que se la diéramos a la chica que estaba limpiando. Nos pareció bien.

Cuando salimos, nos preguntó (hablaba en inglés) si buscábamos algo más. Ahí aún no habíamos comprado las lámparas turcas, así que se lo dijimos. Nos comentó que él sabía de un sitio donde estaban bien de precio y nos invitó a que le acompañáramos. Mi marido, que es muy confiado, aceptó, e iba hablando tan alegremente con él. Entonces me di cuenta de que nos llevaba a un callejón sin salida y me asusté. Lo primero que pensé es que nos iban a atracar. Así que le pequé un grito a mi recién estrenado marido, señalándole el reloj (en plan: hemos quedado con alguien y llegamos tarde) y menos mal que me hizo caso y no preguntó mucho. Pero dimos media vuelta y dejamos al hombre con un par de narices. No sé si hubiera pasado algo o no, pero no te puedes fiar…

También fuimos al Museo Etnográfico para contemplar las maravillosas vistas de la ciudad y el puerto. La entrada es gratuita y puedes subir a lo alto de su torre.

eth

En Estambul nos dedicamos a ver los monumentos más importantes y a disfrutar de la ciudad. Creo que ha perdido el encanto de hace años porque ahora está muy Europeizada. Pero me encantó.

Mezcla de tres poderosos imperios (romano, bizantino y otomano), muestra al viajero numerosos museos, iglesias, palacios, mezquitas, bazares y bellas vistas naturales.

Las fascinantes llamadas a la oraciónde la Mullah, resuenan por toda la ciudad dando un aire claramente oriental a esta ciudad europea. Estambul está dividida en dos por un amplio canal, el Estrecho del Bósforo.

Dicen que es la ciudad del regateo, aunque nosotros nos pasamos y nos llegaron a echar de una tienda… ;P

Tras coger un taxi en el puerto y dejarnos en el centro de la ciudad, nos dirigimos a Santa Sofía. Situada en el punto más alto de Estambul, define la panorámica de la ciudad. Sus cuatro minaretes y su cúpula de más de 30 metros de diámetro, son la imagen más característica de la metrópolis turca.

PVestambuljpg_543e51fc6760d

El interior de Santa Sofía es sobrecogedor: las dimensiones de la sala principal (70 por 74 metros), la iluminación difusa, los enormes medallones decorativos y las columnas monolíticas te dejarán con la boca abierta. En la segunda planta de la basílica se pueden encontrar diversos mosaicos de gran interés histórico. El mosaico más destacado muestra al emperador Constantino y a la emperatriz Zoe adorando a Cristo. También se encuentra la tumba de Enrique Dándolo, duque veneciano que murió en Constantinopla en 1205.

hagia_sophia

Además de tratar de llegar cuanto antes (se forman grandes colas para entrar), no os perdáis las vistas de la Mezquita Azul desde las ventanas de la segunda planta. Por su proximidad, esta fue nuestra siguiente parada.

mezquita-azul-estambul

A continuación fuimos al Palacio de Topkapi.

Entrada-al-palacio-de-Topkapi

Y, por último, el Gran Bazar de Estambul, uno de los mercados más grandes y antiguos del mundo. Es uno de los mejores lugares de la ciudad para hacer compras de artesanía, joyas y ropa. El Gran Bazar de Estambul cuenta con más de 3.600 tiendas que se distribuyen en 64 calles. Para acceder al recinto hay 22 puertas.

gran-bazar-puerta

bazar

Grand bazaar shops in Istanbul. Turkey.
estambul294Large

No podíamos irnos de Turquía sin disfrutar de unos de sus típicos Kebab 😛

La vuelta al puerto la hicimos en tranvía, y pudimos disfrutar desde el Puente del Cuerno de las vistas de la ciudad. Además de sorprendernos al ver a los turcos pescando desde él.

Puente-sobre-el-Cuerno-de-Oro

Anuncios

2 comentarios sobre “Viaje de Novios (parte ||). Turquía.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s