La vuelta al mundo

Enoturismo

(Según la Wikipedia) Dícese de aquel tipo de turismo dedicado a potenciar y gestionar la riqueza vitivinícola de una determinada zona. Se relaciona con el turismo gastronómico, cultural (arquitectura, arte) y de la salud-belleza (vinoterapia). Los turistas conocen cada zona vitivinícola a través de la degustación de sus vinos y la visita a bodegas y viñedos.

enoturismo

Pues eso hicimos mi marido y yo el pasado puente de diciembre. Y que mejor sitio para degustar buenos vinos que La Rioja.

mnt424755-4521viajesfindesemanaenoturismogastroturismolarioja

Desde Valencia, en unas 4 horas te plantas en Logroño, desde donde puedes visitar las bodegas de los pueblos cercanos, además de disfrutar de sus famosos pinchos en la calle Laurel.

Nos alojamos en el céntrico Hotel Marqués de Vallejo, cuya relación calidad-precio es bastante buena, teniendo en cuenta lo caros que son los hoteles en la ciudad.

collage-fotos

Existen un sinfín de pinchos que degustar, pero los más famosos y típicos son: zapatillas (pan payés con jamón y tomate a la plancha, en “Villa Rica” o “Taberna Blas”), matrimonios (mini bocadillo de boquerón en vinagre, anchoa en aceite y pimiento verde frito, en el bar “Blanco y negro”), champiñones (en el “Bar Soriano”), pulpo a la gallega, bravas (en el bar “Jubera”, aunque no son las mejores que he probado), tortilla y croquetas (“Bar Sebas”). En la Cantina y La taberna del tío Blas, también había muy buenos.

Tan solo dedicamos un día a visitar bodegas, por lo que solo nos dio tiempo a dos. A las 12 de la mañana teníamos concertada la visita a la Finca Valpiedra, en cuyos viñedos se rodaron los exteriores de la serie de “Gran reserva”.

Por 10€ nos enseñaron toda la bodega, la elaboración del vino y degustamos 5 vinos, a cual de todos más bueno, acompañado de embutido de la zona. Todo un acierto y totalmente recomendable. Además te regalan dos visitas más a sus bodegas de Cuenca y Valladolid.

Como terminamos a las dos de la tarde, nos dirigimos a comer a El Ciego (muy bonito por cierto), donde se encuentra la bodega del Marqués de Riscal. Allí comimos un chuletón a precio de menú.

A las cuatro de la tarde teníamos la visita en la bodega diseñada por el arquitecto del Guggenheim de Bilbao. Merece más la pena por ver el edificio que destaca sobre el paisaje, que por la cata en si.

bodega-marques-de-riscal

Al volver a Logroño, dimos un paseo por La Guardia, un precioso pueblo típico riojano.

No se si sabréis que Logroño no tiene Catedral, es concatedral. Es en Calamocha donde está la Catedral. Nosotros la visitamos a la vuelta a Valencia y es lo único que merece la pena de todo el pueblo…

************

Pero aquí en Valencia también tenemos buenos vinos. En la zona de Requena, por ejemplo, nuestra bodega favorita es Pago de Tharsys, donde ademas podéis alojaros y disfrutar de su famoso embutido acompañado de un buen vino.

Algunas cosas que aprendimos sobre el vino


A la hora de servir el vino recuerda hacerlo siempre a la temperatura correcta: jóvenes entre 6 y 8 grados, blancos crianza entre 8 y 10, tintos jóvenes entre 10 y 12 y tintos crianza entre 14 y 16 grados.

Si un vino no está muy allá, degústalo con queso y verás como cambia.

Si inclinas la copa de vino sobre una superficie blanca, podrás saber si es crianza o reserva por el color rosado o amarronado, respectivamente, del contorno del caldo.

Con los reserva hay que mantenerlos en la boca unos segundos y tomar aire antes de tragar. Es impresionante como cambia el sabor.

6a41c0d08ef6e80a3f2861024e869d4d.jpg

¡Salud!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s