Milán – Verona – Florencia

Pocas son las ciudades de Italia que me quedan por ver y tal vez tarde un tiempo en volver a dicho país. Pero las navidades pasadas estuvimos en tres de las más hermosas: Milán, Verona y Florencia. Os cuento cómo organicé el viaje para verlo todo en 5 días y pasar la noche vieja en Florencia.

Dia 1 –> Milán

Día 2 –> Milán – Verona

Día 3 –> Verona – Florencia

Día 4 (Nochevieja) –> Florencia

Día 5 –> Florencia  – Milán

Día 1

Cogimos vuelo directo Valencia-Milan con Ryanair. Esta compañía no es santo de mi devoción, pero era la que mejor nos venía por horarios. Desde el aeropuerto de Milan cogimos un autobús que nos dejó en la estación de tren. Y de ahí un taxi hasta el Hotel Carrobio (no me gustó: en la habitación se oía mucho la calle y la cisterna se quedaba enganchada :(). Descargamos maletas y, como ya eran las seis de la tarde, pusimos rumbo al  Barrio de los Navigli.

Naviglio

¿Sabías que Milán también tenía canales? Aunque no sean tan famosos como los de Venecia, también tienen su encanto. El Naviglio Grande y el Naviglio Pavese se construyeron a principios del siglo XII para que Milán fuese accesible desde el mar. Sin embargo, con la aparición del ferrocarril, los canales fueron perdiendo importancia hasta acabar siendo lo que son: un excelente paisaje fotografiado anualmente por millones de turistas.

Desde ahí vamos a la plaza del Duomo para ver el centro de noche y todo iluminado de Navidad.

Plaza Duomo Milan NavidadGalerias Vittorio e Manuelle

Este día cenamos cerca del hotel.

cena Milan

Día 2

Nos despertamos y vamos directos a la Plaza del Duomo, en pleno corazón de la ciudad, para subir a su terraza.

Duomo Milan

Esta preciosa catedral gótica es el monumento más famoso de la ciudad. En el transcurso de la historia, Milán se ha caracterizado por ser la referencia económica del norte de Italia, la parte más próspera. En 1386, el duque de Milán, Gian Galeazzo Visconti creyó que la ciudad necesitaba tener una catedral a la altura de su poderío. Para ser conscientes de la dificultad del proyecto, el edificio no se acabó hasta 401 años más tarde. Con 11700 metros cuadrados de superficie, es una de las catedrales más grandes del mundo. A parte, también es una de las más altas. “La Madonnina”, de Giuseppe Perego es la obra que culmina el templo a 157 metros de altura. El tesoro más preciado de la catedral es un clavo de la Cruz de Cristo.

La entrada a la catedral son 2€ y es aconsejable estar allí antes de las 9:00h para no hacer mucha cola. Las entradas se compran en la calle de la fachada derecha y el acceso para subir a la terraza es al lado contrario (mirad mapa). Subir en ascensor son 13€ y subir por las escaleras 7€ (no tiene mucha dificultad).

Plano Duomo Milan

Esta es una de las mejores experiencias que podrás tener en Milán. A parte de tener un interior y exterior preciosos, la terraza del Duomo es increíble. Podrás perderte por su bosque de espectaculares pináculos y chapiteles. Si quieres conocer Milán desde el cielo, este es el mejor mirador de la ciudad. Y en un día despejado ¡puedes ver los Alpes Suizos!.

Los Alpes Suizos desde la terraza del DuomoTerraza del Duomo

La galería Vittorio Enmanuelle II, que recibe el nombre del primer rey de la Italia unificada. Desde su construcción en el siglo XIX ha sido un punto de encuentro de comidas y compras para los milaneses. Fiel a su historia, en la actualidad alberga tiendas de famosos diseñadores y joyerías. Además posee algunos de los locales más antiguos de Milán como el Café Biffi, de 1867.

Tras perdernos por el bonito barrio de Brera, nos dirigimos al Arco de la Paz, pasando por un bonito parque, el Parco Sempione.

Pastisseria Ranieri

Parque Milan

Arco de la Paz Milan

La idea era ver la última cena de Leonardo da Vinci en el convento contiguo a la iglesia de Santa Maria delle Grazie de Milán, pero como no compramos las entradas previamente y al ser las fechas que eran, nos quedamos con las ganas. Así que para que la puedas ver, es muy importante que reserves como mínimo con una semana de antelación (12€).

Cogemos maletas del hotel y vamos a la estación de tren para dirigirnos a Verona (en menos de 2 horas estamos allí). No compré los billetes previamente y debería haberlo hecho porque luego me enteré que aunque perdiera el tren, podía viajar el mismo día en otro horario. Y como llegamos muy justos a la estación, nos ayudó un chico muy majo que incluso nos acompañó (corriendo) a cogerlo. Le dimos una propina porque se ve que en vez de pedir limosna, se dedican a eso.

Taza Verona.jpg

Una vez en Verona y desde la estación cogemos un taxi hasta el Hotel Best Western de Capuletti (que es una pasada) y nos vamos directos a comer porque ya era muy tarde.

Comida Arena Verona

Comida Arena Verona_

La Piazza Bra es la plaza más grande de Verona y algunos incluso afirman que la más grande de Italia. Lo más imponente de esta plaza es el anfiteatro, pero no sólo tiene eso. Allí también hay el Palazzo Barbieri, donde se encuentra el ayuntamiento de Verona, y la Gran Guardia, un imponente edificio que se usa para convenciones. A parte de lo bonito de su arquitectura, Piazza Bra es uno de los puntos más animados y siempre hay un ambiente estupendo para tomar algo en uno de sus muchos locales.

Arena Verona

El anfiteatro romano de Verona es uno de los mejor conservados. El Arena de Verona destaca por estar construido con mármol rosado, piedra típica de la ciudad que también se puede encontrar en otros edificios históricos.

Por la tarde-noche vemos el resto de la ciudad. La Piazza delle Erbe en su día fue el foro romano de Verona y hoy se ha convertido en la plaza más auténtica de la ciudad. Su historia se puede contemplar en los frescos que decoran algunas de sus casas. En medio de la plaza está la fuente Madonna Verona, que data del año 380. Se construyó para celebrar la inauguración del acueducto que proporcionaba agua a toda la ciudad. El mejor momento para disfrutar del ambiente de la Piazza Erbe es durante el fin de semana, cuando se monta un acogedor mercado de frutas, verduras, souvenirs…  También es un lugar perfecto para tomar el tradicional aperitivo italiano rodeado de construcciones históricas. De hecho, esta plaza fue nombrada la más recomendada de Italia en 2012 según las menciones en los 100 periódicos principales del mundo.

Plaza Verona

Torre dei Lamberti

Al salir de la plaza, hazlo por debajo del Arco della Costa, de donde cuelga una costilla de ballena. La leyenda dice que caerá encima de la primera persona que nunca haya mentido.

hueso ballena Verona.jpg

A unos metros de este gracioso arco se puede ver una muestra de los monumentos funerarios góticos más elaborados según los expertos: Arche Scaligeri.

Verona_.jpg

La piazza del Signori es la plaza más “señorial” que ver en Verona. Está repleta de construcciones que tuvieron mucha importancia en su día, aunque la mayoría no se pueden visitar, sólo admirar por fuera. Entre ellos están la Loggia del Consiglio, el Palazzo degli Scaligeri o las cortes. Es un lugar obligado que ver en Verona para transportarse por unos minutos al pasado.

Plaza FlorenciaPlaza Verona_

La basílica di Santa Anastasia, es gótica empezó a construirse en 1290 pero su fachada nunca se acabó del todo. Es la más grande de Verona y, una vez dentro, no dejes de mirar al techo para ver sus intricadas decoraciones y frescos del reputado artista Pisanello. Lo más curioso es la estatua del jorobado que descansa bajo la fuente de agua bendita.

En una plaza pequeña y coqueta se encuentra la Catedral de Verona. Se construyó partiendo de los restos de dos antiguas iglesias. Como resultado tiene una fachada que mezcla el estilo gótico con el románico. Su interior se caracteriza por los pilares de mármol rojo típico de Verona y las estatuas renacentistas hechas por artistas locales.

Verona Angel

Es ponte pietra es el puente más antiguo y uno de los restos romanos más importantes de la ciudad. Se estima que se construyó con madera en el 89AC, cuando Verona se convirtió en colonia romana, y ésta fue su primera gran obra pública. Siglos más tarde se volvió a alzar con piedra pero a finales de la Segunda Guerra Mundial un bombardeo destruyó cuatro de sus cinco arcos. Se acabó de reconstruir en 1959 y, desde entonces, gracias a muchas restauraciones se mantiene en un lugar privilegiado, a los pies del Castel San Pietro.

Rio Verona3Rio Verona2Rio VeronaEscaleras Castelo San Pietro

Aunque el castillo no se puede visitar, lo mejor de llegar hasta sus puertas son las vistas de la ciudad, absolutamente preciosas. Al caer sobre la curva del río Adige se puede ver perfectamente todo el centro de Verona con sus monumentos. Para subir hasta la piazzale del mirador, basta con seguir el Ponte Pietra y subir el camino.

VIstas Castelo San Pietro_VIstas Castelo San Pietro

Cenamos en la Pizzeria Da Salvatore, uno de los restaurantes más famosos de Verona por sus pizzas, que las hacen delante del cliente en un forno di pietra. Pese a que por las noches suele estar lleno, hacer un poco de cola merece la pena. El local es muy original, con unas mesas muy bien decoradas. Tienen mucha oferta de pizzas, por lo que os será bastante difícil de escoger. El precio aproximado es de unos 8€ por pizza y bebida, una cantidad más que razonable por la calidad de las pizzas. 

Día 3

Casa de Julieta es escenario de la historia de amor más trágica. En el patio de la casa hay una estatua de bronce representando a Julieta, dicen que si le tocas el pecho serás afortunado.

Casa Julieta Verona

Patio Casa Julieta VeronaCandados Casa Julieta VeronaBalcón Casa Julieta VeronaCasa Romeo Verona

Terminamos paseando por esta maravillosa ciudad.

Papa Noel VeronaCalles de Verona

Rio Verona4.jpg

Compramos el billete de tren en http://www.goeuro.es y comemos en la estación. Llegaremos a Florencia en 1,5 horas (20€ por trayecto).

Bola Navidad Florencia.jpg

El Hotel Embassy está al lado de la estación de Florencia (nos costó un poco caro pero supongo que por las fechas que eran. La habitación muy agradable y limpia, estaba en la planta baja e independiente de las demás).

Tras dejar las maletas en el hotel, nos dirigimos hacia la Piazza del Duomo, centro civil y religioso de la ciudad.

Catedral Florencia

La Plaza de la República, una de las plazas más importantes de la ciudad, además de la de mayor tamaño. Después la Fontana del Porcellino en la que, tras acariciar al conocido jabalí de bronce, nos aseguramos la vuelta a Florencia.

Florencia Plaza

Copia David Miguel Angel

A través de la Vía Porta Rossa llegamos hasta otra de las plazas más emblemáticas de la Florencia, la Piazza della Signoria, uno de los lugares más animados de la ciudad. Dejando atrás la plaza, Palazzo Vecchio, que antiguamente fue la residencia y lugar de trabajo de la corte de Florencia. Su interior es espectacular y merece la pena. A través del Piazzale degli Uffizi llegamos hasta el río Arno, sobre el que se puede contemplar el maravilloso Ponte Vecchio.

Ponte Vecchio de noche

Y cenamos de maravilla en el restaurante Ruffino.

Restaurante Florencia

Restaurante Ruffino Florencia

Fiambre Florencia

Señal prohibido Florencia

Día 4

Por la mañana, desayuno en hotel y comienza el día comienza sobre las 9:00 horas en uno de los museos más importantes de la ciudad, la Galería de la Academia, hogar del conocidísimo David de Miguel Ángel.

David de Miguel Angel

Después vemos de nuevo el Ponte Vecchio, esta vez de día y subimos caminado a la Plaza de Miguel Ángel para disfrutar de las impresionantes vistas.

Florencia Rio

Ponte Vecchio de dia

Panoramica Florencia

Vistas Florencia

Para comer, Borgo Antico en piazza Santo Spirito. Bisteca Fiorentina, riquísimo.

Comida FlorenciaComida Florencia_Convento Florencia

Por la tarde, volvemos a la Catedral y hacemos cola para verla porque es gratuita. Después vamos al hotel a descansar y a prepararnos para esa noche ¡¡que es noche vieja!!

Calles Florencia.jpg

El día de antes habíamos reservado mesa en Da guido (en via faenza muy cerca del mercado de san Lorenzo). Los restaurantes empiezan “il cenone capodanno” a las 20:00 en punto.

Aperol y CampariApperolCena Nochevieja Florencia

En Italia es tradicional cenar lentejas porque da buena suerte, aunque nosotros preferimos otro menú.

Desde España, me traje dos botecitos de uvas y una botellita de champan y después de cenar fuimos a la Plaza de Miguel Ángel que había fiesta para celebrar el fin de año. En el hotel nos indicaron que había un autobús lanzadera gratuito y desde allí se puede ver todos los castillos de fuegos artificiales que lanzan desde los diferentes puentes del río Arno, una vez comienza el nuevo año.

Castillos noche vieja Florencia.jpg

Día 5

Desayunamos tranquilamente y vemos lo que nos queda, para después coger el tren de vuelta a Milán que es desde donde salía nuestro avión.

****************

Y hasta aquí nuestro súper viaje para despedir el año pasado. Lo pasamos muy bien y vimos muchas cosas preciosas. Recomendable 100%.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s