Passivhaus

Si vas a contruir una casa nueva, este post te interesa. Te voy a hablar sobre las viviendas pasivas y que pueden hacer los arquitectos, constructores, legisladores e incluso el propio cliente, para mejorar la calidad energética de las nuevas construcciones.

El otro día me compré una guía ilustrada de «Cómo proyectar viviendas energéticamente eficientes» (si quieres, lo puedes optener aquí). Cada capítulo se centra en un sistema constructivo diferente y se analizan los detalles que más influyen en el comportamiento térmico de las viviendas.

Todos los detalles constructivos son ejemplos de buenas prácticas y, con las especificaciones adecuadas, pueden ser compatibles con el estandar Passivhaus. Este sistema se basa en el principio conocido como «la envolvente primero», que aspira a la máxima estanqueidad de los cerramientos, combinada con un sistema controlado de ventilación que hace posible una reducción de un 75% de la carga de calefacción en viviendas nuevas. Además, permite obtener un máximo confort y la mejor calidad del aire interior sin necesidad de radiadores, ya que sus fuentes de energía son el sol, los aportes energéticos internos y la ventilación con recuperación de calor.

Por «viviendas mejores» se entienden aquellas que ofrecen un consumo energético reducido, un buen confort térmico y una excelente calidad del aire interior. En la envolvente y las instalaciones, es donde se originan los problemas de eficiencia más graves y donde se pueden lograr las mejoras mas importantes.

La «brecha de eficiencia energética» es la denominación común para definir la diferencia entre la eficiencia energética prevista en el proyecto y la real del edificio en uso. Un problema que no solo se salda con facturas energéticas más altas para los usuarios, sino que tambien repercute negativamente en el cambio climático y las emisiones de carbono. La eficiencia energética debería valorarse en la misma medida que aspectos como la acústica, la prevención de incendios y la accesibilidad.

A continuación detallo los agentes de la edificación que tienen un papel importante en la mejora de la calidad de las futuras viviendas:

  • Clientes: El cliente debe exigir viviendas de calidad, ya que, a largo plazo, el mal comportamiento energético de su hogar tiene un gran impacto sobre la salud, el bienestar, el entorno y su economía.
    • Exigir al constructor y al equipo de proyecto que se cumplan los objetivos de eficiencia energética, como la certificación Passivhaus, el seguimiento del edificio en uso, o un contrato de garantía de eficiencia o de prestaciones relacionadas.
    • Solicitar que se instalen sistemas de control inteligentes que aporten datos energéticos y de confort reales, desglosados por usos.
    • Contratar a un arquitecto o aparejador que lleve a cabo inspecciones de obra en representación del cliente.
    • Solicitar una guía del usuario de la vivienda, probar el funcionamiento de los sistemas preguntando dudas y guardar todas las garantías.
  • Arquitectos: El mal comportamiento energético de un edificio es síntoma de un mal diseño y de una construcción de mala calidad.
    • El proyectista puede diseñar viviendas térmicamente eficientes cuya demanda energética teórica se corresponda con los niveles óptimos del estandar Passivhaus: 10 W/m2.
    • Diseñar envolventes sencillas y compactas.
    • Reducir los puentes térmicos.
    • Elegir instalaciones sencillas.
    • Procurar que los planos y las prescripciones técnicas sean claros.
    • Asegurarse de que el equipo de proyecto tendrá unos conocimientos y la experiencia necesarios para ofrecer una solución eficiente.
    • Dejar de «aislar con Autocad», es decir, de diseñar soluciones de difícil o imposible ejecución para el operario y que acabarán derivando en un mal comportamiento de la construcción. Considerar el uso de métodos y productos consolidados que garanticen una mayor eficiencia con una ejecución más sencilla.
    • Los proyectistas y promotores deberían llevar a cabo un protocolo progresivo de entrega de las instalaciones, redactando una guía de buenas prácticas para el usuario de la vivienda y organizando reuniones de traspado efectivas.
  • Constructores: La calidad no debe depender del coste de los acabados, sino de la correcta instalación de los materiales más adecuados.
    • Mejorar la garantía de calidad de la obra.
    • Otorgar al proyectista más funciones.
    • Designar un responsable de la eficiencia energética a pie de obra.
    • Instalar productos adecuados.
    • Llevar a cabo una minuciosa puesta en marcha de las instalaciones, especialemente del sistema de ventilación.
    • Confirmar que los operarios subcontratados tienen la formación y la experiencia en cada especialidad.
    • Etiquetar las instalaciones con información útil para su futuro mantenimiento.
    • Organizar una visita de bienvenida para los ocupantes y volver seis semanas mas tarde para supervisar el funcionamiento de las viviendas.
  • Legisladores: La mejora del marco normativo y del régimen de inspecciones, permitirá establecer unos requisitos de eficiencia energética comunes. Una legislación renovada y un cambio cultural, que exijan la eficiencia energética en todas las viviendas.
    • La normativa debe ser mas sencilla y mas fácil de aplicar.
    • Las instituciones competentes, deberían impartir formación y recursos para que los técnicos y operarios del sector conozcan el comportamiento del edificio y sean conscientes de su propia contribución a la calidad de la obra entregada.
    • Inspecciones in situ reconociendo las buenas prácticas en materia de eficiencia energética, con incentivos o premios.

Las viviendas de hoy en día se construyen con altas prestaciones térmicas si se comparan con las tradicionales de los siglos XIX y XX. Gracias a las mayores exigencias en materia de aislamiento, estanqueidad y prevención de puentes térmicos, la demanda teórica de calefacción de una vivienda media construída en 2016, se ha reducido un 50% respecto a 2000. Sin embargo, este cálculo no contempla las particularidades del edificio y su comportamiento real, que están sujetos a numerosas variables de diseño y de calidad, con lo cual, la eficiencia energética de los edificios acaba siendo menor que la estimada. La mayor parte de esta brecha, tiene su origen en las instalaciones y las más problemáticas suelen ser las de agua caliente y calefacción.

INSTALACIONES

  • Calefacción: recomendable a través de suelo radiante. La de biomasa no se aconseja para viviendas muy bien aisladas, porque la demanda energética es demasiado baja y la caldera no responde muy bien a un funcionamiento continuo a baja potencia.
  • Agua caliente (ACS): tecnologías innovadoras como la recuperación de calor de las aguas residuales y la energía solar térmica. Las pérdidas se pueden reducir con un diseño eficiente de la red de distribución y con la instalación del acumulador en una ubicación central. El acumulador principal y los tubos de distribución deben estar completamente aislados para reducir las pérdidas de calor. Una distribución que reúna la cocina, el lavadero y los baños en una misma zona, disminuirá el consumo y los costes. Para reducir pérdidas de calor, la caldera y la bomba se instalarán cerca del acumulador.
  • Electricidad: la energía solar se considera la fuente renovable más práctica para viviendas, ya que se puede integrar fácilmente en la construcción. La producción de energía eólica no es viable a escala doméstica, porque requiere velocidades de viento altas y uniformes y no puede depender de restricciones de planificación. Una manera fácil de reducir el consumo eléctrico, es instalar sistemas de iluminación eficientes como los LED y elegir electrodomésticos de clase A+ o superior, además de incorporar sistemas de control sencillos e inteligentes.
  • Ventilación: el estándar Passivhaus es un buen ejemplo de la estrategia «construye herméticamente y ventila correctamente» y se basa en la combinación de una envolvente estanca y la ventilación mecánica con recuperación de calor, que permite una renovación continua de aire con una admisión y extracción equilibradas.

Ha sido un post un poco más técnico de lo que os tengo acostumbrad@s, pero creo que puede ser muy interesante tanto para profesionales del sector como para futuros clientes.

Espero que te haya servido de ayuda para entender un poco mejor el estándar Passivhaus.

¡Feliz día!

Suscripción al blog + mini guía Feng Shui

Si te gusta la decoración y quieres que tu casa tenga buen Feng Shui, suscríbete al blog y recibe una mini guía deco Feng Shui ¡GRATIS!

Y, si quieres, también puedes seguirme en mi Instagram 🙂

¿Quieres dar un cambio a tu casa, sin moverte de ella y con un presupuesto ajustado?

Te ofrezco:

  • Un estilismo decorativo completo de la estancia a través de un tablero de inspiración que se adapte a lo que buscas con fotos, paletas de colores, y piezas de mobiliario.
  • Acabados y textiles: Color de pinturas e incluso papeles pintados para darle un toque más chic a la estancia. No me olvidaré de las ventanas y te aconsejaré que tipo de cortina va mejor con su forma y estilo.
  • Guía de compras con una lista completa de los artículos de mobiliario, textiles y decoración, indicándote el link a la tienda donde puedes adquirirlo. Buscaré lo más económico e incluso en muchos casos te propondré ideas para hacer con tus propias manos y así ahorrar un dinerillo (¡además de presumir delante de tus invitados!)
  • Toda la documentación te la enviaré en un pdf para que puedas visualizarla desde el ordenador y así acceder a los enlaces directamente.

¿Que estancia de tu casa quieres cambiar?

(Pincha en la que te interese)

Hagamos algo bonito junt@s

¿Te interesa renovar otra estancia de tu casa? ¿Tienes alguna duda? Pregúntame 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: