LFDDO – La ropa

Cuando leí hace años “La Magia del orden”, el primer libro de Marie Kondo, escribí varios posts que podéis ver en Mi felicidad después del orden. Uno de ellos era “La magia de ordenar…la ropa“, y en este os contaba mi experiencia utilizando el método “KonMarie”. En su nuevo libro, profundiza mas sobre el tema y amplia lo siguiente:

Una vez se da el primer paso en el maratón de ordenar, no hay que detenerse, ni descansar, ni abandonar. No importa cual sea la situación actual: cualquier hogar puede trasformase en un espacio que produzca felicidad.

Estudio lila

El dios del orden nunca abandona a nadie, ni siquiera a los que no creen en ellos mismos. Pero primero hay que tomar la decisión. Solo podemos transformar nuestras vidas si nos proponemos sinceramente poner orden. Y, quien lo haga hasta el final, puede estar seguro de que el “dios del orden” lo recompensará.

Es imperativo que, antes de ordenar, nos centremos únicamente en la tarea de deshacernos de cosas.

Los expertos en orden recomiendan a menudo dejar en una caja separada las cosas de las que no estamos seguros de cual podría ser su sitio. Si al cabo de tres meses no se han utilizado, pueden ser desechadas. Sin embargo, el método Konmari aboga por justo lo contrario. Si no puedes desprenderte de algo, consérvalo sin sentirte culpable. En lugar de esperar si las vas a utilizar en los próximos tres meses, ¿porque no recordar el uso que le diste en lo últimos tres meses y decidir en ese momento?

Rincón del amor_Fengshui_cuadros mayas

Una casa rebosante de felicidad es como nuestro museo de arte personal.

Aunque pocas cosas me interesan a parte de ordenar, me encanta pasar tiempo en los museos de arte. Me gusta contemplar pinturas y fotografías, pero mis exposiciones favoritas son las de objetos de la vida cotidiana , por ejemplo, platos y recipientes. Creo que el hecho de que muchas personas sepan apreciar estas obras de arte y artesanía las hace mejores y mas refinadas, y las sitúa por encima de su valor real.

Cuando nos rodeamos solamente de las cosas que nos producen felicidad y que nosotros amamos, podemos transformar nuestro hogar en un espacio lleno de objetos preciosos en nuestro museo de arte particular.

Cuadro Liga y portaligas_boda

Quien crea que poner orden significa simplemente deshacerse del desorden está equivocado. Tened siempre en cuenta que la verdadera finalidad es encontrar y conservar las cosas que de verdad nos gustan, exhibirlas con orgullo en casa y vivir junto a ellas una vida placentera.

Las ideas decorativas brotarán a raudales cuando, concluido el maratón del orden, la casa esté ordenada y despejada y la felicidad en su apogeo.

cabecero cama_playa

Si hemos reducido la cantidad de nuestras pertenencias pero no sentimos ninguna felicidad en nuestro hogar, reunamos los objetos seleccionados que realmente nos atraigan en un lugar concreto para que se convierta en nuestro espacio personal. Esto nos hará disfrutar mucho mas de las horas que pasemos en casa.

Solo cuando hayamos terminado de clasificar, podemos hacernos una idea de la cantidad de cosas que realmente tenemos y establecer las categorías apropiadas.

sofá boho_blanco y negro

Mis tres categorías de materiales principales son las de tela, papel y material eléctrico; líquidos, productos alimenticios, cerámica y cristal.

Colocar juntos objetos con vibraciones similares parece intensificar la impresión de pulcritud, tal vez por que sus auras sean compatibles.

Chimenea electrica

La regla de oro para el almacenamiento es el 90 por ciento. Llenar los cajones pero no abarrotarlos.

Si hay demasiado espacio entre la ropa esta sentirá frío, ademas de hallarse incómoda. Pero también debe evitarse apretujar las prendas tan estrechamente que no puedan respirar. Si se puede ver de inmediato lo que hay en el cajón, el almacenamiento estará bien hecho. Poder sacar las cosas del cajón con facilidad, es solo una ventaja añadida, no una necesidad.

Al almacenar, imaginemos una bandeja de bento japones. La presentación es muy importante y los alimentos aparecen exquisitamente dispuestos, con sus distintos colores, en pequeños compartimentos. Si sustituimos separación de sabores por separación de materiales, el almacenamiento de las cosas en un cajón opera exactamente con los mismos principios.

bento

Quien viva en familia debe ordenar primero por persona, luego por categoría y finalmente por tipo de material.

Los cuatro principios del almacenamiento:

  1. Doblar la ropa
  2. Hacerlo en posición vertical
  3. Almacenarla en un solo lugar
  4. Dividir el espacio de almacenamiento en compartimentos rectangulares.

Cualquier cosa suave y flexible debe doblarse, ya que contiene aire. Doblarlo permite sacar el aire. Esto reduce su volumen y maximiza la cantidad almacenable.

La tarea de doblar es mas eficaz si se la compara con el origami. Después de cada plegado conviene pasar la mano suavemente por toda la prenda antes de hacer el siguiente plegado.

Método básico de plegado

  1. Doblar los dos extremos de la prenda hacia el centro para formar un rectángulo.

  2. Doblar el rectángulo longitudinalmente por la mitad.

  3. Doblar luego por la mitad o en tercios.

Como doblar pantalonesComo doblar prendas de manga largaComo doblar prendas formas singulares_1Como doblar prendas formas singulares_2Como doblar prendas gruesasComo doblar sudaderasComo doblar vestidos y faldas

Las bragas y los sujetadores deben guardarse por separado.

Como doblar bragas y calzoncillos

Como doblar sujetadores

Un lleno del 90% es lo ideal e un cajón, pero las prendas de tejidos finos, como la ropa interior, las medias y los leotardos, necesitan estar algo más apretados para que no se desenrollen. Si los cajones son muy profundos, también se pueden almacenar cosas en capas dentro del mismo cajón llenando la parte inferior de este con ropa doblada para luego colocar encima una caja poco profunda y extraíble con mas ropa doblada dentro.

Como doblar calcetines, medias y leotardos gruesos

Si hay algo que sabemos que no querremos volver a ver, le damos las gracias y le decimos adiós. Pongamos en una bolsa las prendas que no nos alegra ver y entreguémosla una institución de caridad o a una tienda de ropa usada.

Al colgar la ropa, asegurémonos de disponerla de manera que su longitud disminuya de izquierda a derecha. Mantengamos juntas las prendas de la misma categoría: abrigos con abrigos, trajes con trajes, …

Los colores claros delante y los oscuros detrás.

Vivir en un espacio limpio y ordenado mejora automáticamente la imagen que tenemos de nosotros mismos y, difícilmente encontraremos alguna discrepancia entre nuestro entorno, que nos llenará de felicidad, y las prendas interiores que estemos usando. Esto es parte de la maravillosa magia del orden.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s